lunes, 19 de marzo de 2012

Esas veces en las que las palabras no hacen más que ensuciarlo todo. Estropicios, manchas de óleo que vomitan las bocas sobre lienzos blancos, limpios, perfectos.