domingo, 30 de octubre de 2011

Yo no creo en las casualidades, ¿y tú?

¿Hasta dónde llega el poder de la mente? (...) las cosas percepribles solo existen para el que las pueda percibir, y estoy segura de que estamos perdiéndonos cosas extraordinarias con esta ceguera sensorial que nos contamina. Qué ganas de ver las ondas que emitimos al soñar... conocer el extraño taller al que llegan y escuchar el ruido de las máquinas que hacen posible que vuelvan en forma de sucesos.... Aah, cómo quisiera sentir el olor a aceite en la ropa del viejo mecánico... seguro que es viejo y está cansado, tiene mucho trabajo con tanta gente soñando por ahí.
¿Hasta donde...
hasta dónde llega...?

4 comentarios:

  1. Increible todo tu blog, me he paseado por él como si fuese una hogar acogedor, cálido...enhorabuena, fantástico!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Cris! La ceguera de la que hablas (creo) es aquella de los que no quieren ver más allá de lo que les dicen. Uno solo consigue la certeza al comprobar si lo que nos dicen es cierto o no... Uno no es ciego cuando desconoce, sino cuando no quiere mirar más allá de lo que conoce... Más allá de donde se encuentran los pies... y si tiene que venir un ser superior a exterminarnos, por lo menos, podemos intentar buscar respuestas a todas aquellas preguntas que nos hacemos, resolver dudas...
    Un beso gigante desde Guatemala!!!

    ResponderEliminar
  3. Entiendo... y estoy contigo. Por eso creo que es importante seguir descubriendo y experimentando... ¿Has abrazado a un árbol y has intentado escucharlo? Quizá sea el yo interior quien conteste en vez del árbol pero de alguna manera te traslada su energía o, al menos, se comparte...

    Y cuando digo ver más allá de lo que nos cuentan, me refiero al punto de partida cultural/religioso, vivido y experimentado...

    ¿Son solo 5 sentidos?

    Y en cuanto al apocalipsis... ufff... la naturaleza es sabia y sabe cómo quitarse de encima una plaga y, por desgracia, el ser humano llega a serlo... además de las amenazas del presidente ruso a la OTAN... parece que se acaba el dinero y necesitan una guerra... y huele bastante mal...

    Siento extender el tema, pero ahí queda jejeje

    ResponderEliminar